¡Gana dinero con tu blog!

PopAds.net - The Best Popunder Adnetwork

domingo, 30 de marzo de 2014

El Gran Orient de Catalunya también arremete contra la G. L. E. por su adhesión a la Corona


El 8 de Marzo del 2014 Óscar de Alfonso, como reelegido Gran Maestro de la Gran Logia de España (GLE) hacía pública una RESOLUCIÓN a la Corona española, y también a la figura del Monarca. Esa declaración pública hizo saltar algunas alarmas y desde este blog  nos hacíamos eco de una protesta interna por parte de miembros de la propia GLE que se sienten molestos por estas tomas publicas de su Gran Maestro y la Asamblea que tomó la decisión de hacer publica tal Resolución.


Hoy es una Obediencia, radicada en Cataluña, como es el Gran Oriente de Cataluña (GOC) el que hace patente su disgusto y malestar como organismo masónico por la RESOLUCIÓN que llevado al terreno de lo público la potencia “regular” denominada Gran Logia de España.

Esta es la declaración que hace el Gran Oriente de Cataluña la cual está presente también en su pagina web oficial, la que no se se encuentra en su respectiva web oficial es la que hizo publica por la GLE.


El Gran Oriente de Cataluña hace el siguiente comunicado sobre este asunto:"

Comunicado del G.·.O.·.C.·. referente a la resolución de adhesión de la G.·.L.·.E.·. a la Monarquía Española"
A la Gloria del Gran Arquitecto del Universo
Libertad .·. Igualdad .·. Fraternidad

El pasado sábado 8 de marzo, la Gran Asamblea de la Gran Logia de España, Obediencia masónica española con presencia en los Países Catalanes, aprobó una resolución de adhesión y apoyo a la Corona española. El Gran Oriente de Cataluña, Obediencia de la Francmasonería Universal mixta, liberal, adogmática y de ámbito catalán, quiere hacer públicas las siguientes consideraciones al respecto de esta resolución de la G.·.L.·.E.·.:



1. Que la G.·.L.·.E.·. representa sólo una tendencia de las dos en las que desgraciadamente se encuentra dividida la Masonería Universal, en concreto, la tendencia dogmática, que rechaza la admisión en la Masonería de mujeres y no creyentes, en contraposición a la tendencia liberal y adogmática, a la que pertenece el G.·.O.·.C.·., que practica y predica la absoluta libertad de conciencia en materia espiritual y religiosa, así como el pleno reconocimiento de la iniciación masónica tanto de hombres como de mujeres, en pie de igualdad.



2. Que, por tanto, ni esta ni ninguna otra resolución de la G.·.L.·.E.·. representa la opinión de la globalidad de los Masones del Estado español, y aún menos de los Países Catalanes, más aún si tenemos en cuenta que la Masonería histórica de nuestro país, así como del conjunto del Estado español, siempre se encuadró dentro de la corriente liberal y adogmática. La corriente dogmática, representada por la G.·.L.·.E.·., no aparecerá en el Estado español hasta fechas recientes, concretamente en el año 1980. Figuras como Rossend Arús, Manuel Serra i Moret, Francesc Ferrer i Guardia, Lluís Companys o Valentí Almirall, estrellas brillantes del firmamento histórico de la Masonería Catalana, siempre pertenecieron a Obediencias masónicas liberales.



3. Que es costumbre entre los Masones de todo el mundo brindar, en sus banquetes ceremoniales, a la salud del jefe de Estado de su país.



4. Que el G.·.O.·.C.·., como Obediencia que afirma la plena soberanía del pueblo catalán y que, por tanto, rechaza la soberanía española sobre nuestro país (en tanto que ésta nunca ha sido refrendada democráticamente por los catalanes y las catalanas) brinda a la salud del Presidente de la Generalitat (con independencia de quien sea, en cada momento, el titular del cargo), no a la del Rey de España.



5. Que, en cualquier caso, una cosa es la costumbre del brindis a la salud del jefe de Estado del país al que pertenece una Obediencia,y otra muy distinta una adhesión pública a una institución política como la Monarquía Española liderada por la Casa de Borbón,que a nuestro entender difícilmente puede encarnar (ya sea hoy en día o en términos históricos) ni los exigentes estándares morales de la Masonería Universal, ni la herencia del Siglo de las Luces, ni el ideal de la Laicidad, ni los valores de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad.



6. Que la Tradición Masónica desaconseja las discusiones sectarias sobre política y religión en el seno de los Talleres, y que por tanto toda Obediencia debe ser cuidadosa en sus posicionamientos públicos, procurando que éstos no reflejen más que los grandes consensos existentes en su interior.



7. Que respetamos fraternalmente la adhesión pública de la G.·.L.·.E.·. a la Monarquía Española, pero que por lo que ya hemos expresado en los puntos anteriores nos desmarcamos con rotundidad de esa adhesión, y expresamos nuestra comprensión y apoyo a los numerosos Hermanos que, trabajando en Talleres de la G.·.L.·.E.·., han experimentado desasosiego por la adhesión de su Obediencia a una institución que, a nuestro entender, está en las antípodas de los ideales con los que históricamente se ha identificado la Masonería Universal, en particular en nuestro país y en el conjunto del Estado español.



Al Oriente de Barcelona, 25 de marzo de 2014