¡Gana dinero con tu blog!

PopAds.net - The Best Popunder Adnetwork

viernes, 21 de marzo de 2014

MASONES DE LA G.L.E. PUBLICAN UN MANIFIESTO CONTRA LA RESOLUCIÓN DE ADHESIÓN AL REY


Nos llega a través de algunos hermanos la redacción de un manifiesto en el que se critica la resolución adoptada por la última Gran Asamblea de la Gran Logia de España, en la que salíó reelegido Óscar de Alfonso, actual Gran Maestro. Se hace una llamada en él a la innecesaria adhesión de la G.L.E. a la Corona  que, dicen, no representa la multitud de sensibilidades políticas que residen en su seno; pudiendo sentirse molestos por ella un gran número de HH.·.. Os dejamos con el manifiesto y os mostramos los vídeos de la entrevista a la que se hace alusión dentro del mismo:


MANIFIESTO DE + DEL 8 %

            Es nuestra voluntad como masones pertenecientes a la Gran Logia de España, manifestarnos en desacuerdo con la resolución adoptada por la Gran Asamblea que tuvo lugar el pasado día 8 de marzo, en Madrid. Dicha resolución dice así:


            “Es nuestro deseo expresar a Vuestra Majestad que la Gran Logia de España es heredera de la Tradición Masónica que ha aportado a la Historia de nuestra nación los principios de Fraternidad Universal y Progreso, y sigue comprometida, como lo ha estado siempre, con la defensa de las libertades cívicas y el respeto a la Ley como límites de nuestra voluntad de hombres libres. Reconocemos a la Corona de España como la Institución que representa al pueblo español y por cuya voluntad política se instituyó la Constitución de 1978, expresando nuestra adhesión a Vos, Majestad, por compartir con nosotros, masones regulares, el servicio a España, la defensa de la Constitución y el respeto a los Derechos Humanos”.

            Ante ello, expresamos lo siguiente:

            1.- Ante todo los masones nos sometemos al imperio de la Ley, que en el caso del Estado Español, reconoce en la figura del Rey al Jefe del Estado. El ordenamiento jurídico vigente así nos lo impone y  por ello es respetado. Pero eso no implica que la Gran Logia de España se pronuncie, como cuerpo masónico, abiertamente acerca de la institución monárquica en una resolución que no es aprobada por la mayoría de sus componentes, sino por un núcleo reducido de los mismos y quizás poco representativo, contraviniendo dos de sus máximas: el respeto inviolable de cada masón al ejercicio del libre pensamiento y la no intervención política.
En cuyo caso no cabe hacer una declaración de este tipo uniformizando una postura que no es compartida por sus afiliados. Muy al contrario, se debería ser crítico, pues pensamos que los masones no debemos considerar a la institución monárquica como garante de las libertades democráticas, ya que por su propia naturaleza no lo es, dado que está basada en un sistema de herencia por consanguineidad y no en una elección democrática. Reconocerla como garante de las libertades democráticas sería aceptar que representa a un pueblo en anuencia con la corrupción inherente a todo cargo vitalicio no elegido.
            La resolución adoptada por la Gran Asamblea General de la Gran Logia de España de 8 de marzo de 2014, a la que pertenece el extracto en negrita y cursiva anterior, nos posiciona políticamente con dicha institución, hecho que constituye una colosal y sorprendente discordancia con el criterio que emana de la Constitución y Reglamentos de la GLE.
            Rememoremos un poco la historia para justificar la “herencia” y la “Tradición” que se mencionan en la resolución de la GLE:  Los predecesores más inmediatos a este monarca, desde Fernando VII a Franco (su mentor) lucharon contra la Masonería de forma radical, promulgando leyes de persecución, y asesinando o condenando a los masones en juicios grotescamente injustos, a profusas penas de cárcel.
            Hoy, España le debe a la monarquía poco más que una Transición sesgada en el sentido de que todavía no se ha reconocido la memoria de todos aquellos masones y masonas que lucharon por las libertades democráticas y que hoy, la propia institución regular masónica española, condena al ostracismo y al olvido, descuidando los principios de L.·. I.·. F.·. que históricamente han presidido nuestras acciones en las dos repúblicas (ausentes de reyes) que han acontecido en España a lo largo de su historia reciente. No debemos olvidar que seis de sus presidentes en ambas etapas pertenecieron a la Orden.

            Esa masonería histórica de la que el Gran Maestro en su entrevista en mayo de 2012 (“Para todos la 2” TVE-2), afirmó que la G.L.E. “no tiene nada que ver con esa masonería histórica” y luego se reivindica como “heredera de la Tradición Masónica que ha aportado a nuestra nación…” ¿En qué quedamos?

            En otro orden de cosas, no sólo se expresa la adhesión explícita a la Corona sino al propio Rey, en el que se acumulan escándalos de diversa índole cuyas responsabilidades aun están por determinar. La adhesión al rey como persona, muestra una innecesaria pleitesía al descendiente de una evidente tradición antimasónica, cuya alternativa no era otra que legalizar a la masonería en España, pero que nunca ha ofrecido muestras de simpatía por ella.

            2.- Si se abre esta línea de pronunciamientos políticos, reclamamos como componentes de la Gran Logia de España que se haga un pronunciamiento oficial de repulsa y condena al período Franquista y se tomen las necesarias medidas para la restitución de la memoria de aquéllos masones que tuvieron que tomar forzosamente el camino del exilio por su condición, y de los que tuvieron que soportar cualquier tipo de persecución, pena privativa de libertad o condena a muerte consumada o conmutada.

            Los masones, por nuestra idiosincrasia, nos sometemos a las leyes del país en el que vivimos. No obstante, debemos ser críticos, con la pertinente prudencia, con aquellas que vulneren los derechos civiles, sanitarios, culturales y económicos que provoquen daños vitales en el libre desarrollo de la vida de los gobernados.

            3.- La incomodidad generada por esta adhesión provoca un rechazo, no sólo dentro de nuestras filas, sino de cara a una sociedad que rechaza sociológicamente todas aquellas instituciones que representan una falta de transparencia, además de herir las sensibilidades de aquellos hermanos que pertenecen a Grandes Logias Provinciales con un acentuado carácter federal o confederal que no se corresponde con la visión unitaria de una España que la Corona representa en las Instituciones Públicas.

            Este escrito sale a la luz en el Equinoccio de primavera (20 de marzo de 2014), en el instante en que el Sol se sitúa en el plano del ecuador terrestre (17h 57m), y su luz ilumina por igual ambos hemisferios. Sea esto un presagio del triunfo de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad.

            Autores:


            Miembros activos de la Gran Logia de España (+ del 8%

Vídeos Relacionados